Artesanías en Oaxaca

Artesanías de Oaxaca

Artesanías en Oaxaca

Ro-House » Oaxaca » Artesanías de Oaxaca

La especial magia que emana el estado de Oaxaca atrae la atención de viajeros de México y de todo el mundo. Entre otras muchas razones, esto se debe a que es un lugar tradicional, misterioso y fuertemente marcado por los pueblos indígenas que lo habitan. Pero también abierto a experimentar con nuevas tendencias estéticas y culturales.Así, su vibrante artesanía, sus artistas plásticos de vanguardia, sus coloridas fiestas y su espectacular gastronomía hacen de Oaxaca un lugar sumamente atractivo.

En el centro del estado se encuentra la Ciudad de Oaxaca, una fascinante y hospitalaria capital en cuyo entorno se ubican diversas poblaciones, cada una con una personalidad y una tradición artesanal propia, acompañadas de sus respectivas costumbres, fiestas y platillos. La Ruta Mágica de las Artesanías invita a conocer parte de los trabajos manuales de este inmenso estado. Pues el tan especial lugar que ocupa Oaxaca en México y el mundo se debe en gran medida a las incontables y magníficas manos de los artesanos que con gran sensibilidad y creatividad plasman minuciosamente sus sueños, ilusiones, aspiraciones y necesidades espirituales en piezas de barro, madera, metal, piedra, hilo-seda o algodón.

Separador

Ruta Mágica de las Artesanías: arte y magia multicolor

El recorrido que se propone es una invitación a: Encontrarse con el arte y la creatividad plasmados en los finos toques que, con amor y dedicación, le dan a cada una de sus piezas los habitantes de las seis comunidades que integran la Ruta Mágica de las Artesanías. Atestiguar los procesos artesanales de los grandes maestros oaxaqueños, quienes conservan y transmiten técnicas aprendidas de generación en generación. Su destreza y talento han hecho brillar el arte popular de las localidades de los Valles Centrales, y colocado el nombre de Oaxaca muy en alto, al llevar la magia de su cultura más allá de sus fronteras.

Conocer las comunidades que atraviesa la ruta, en las cuales las distintas artesanías —talla de madera, cerámica de barro verde vidriado y negro, textiles de hilo-seda y algodón o piezas de cuchillería—, ya sean utilitarias o de ornato, constituyen un motor fundamental en la economía familiar y comunitaria.Disfrutar la deliciosa gastronomía tradicional de la región, visitar los museos y templos, compartir la sencilla vida de las poblaciones y, sobre todo, llenarse los ojos y el alma de la magia multicolor que surge de las maravillosas manos de los artesanos oaxaqueños.

Separador

Teotitlán del Valle

Teotitlán del Valle
Teotitlán del Valle

En Oaxaca la tradición textil tiene reminiscencias prehispánicas que se fusionaron y enriquecieron a la llegada de los españoles; éstos trajeron las ovejas productoras de lana, las moreras y los gusanos de seda, además de los instrumentos para transformar estas fibras en hilados y tejidos.

Los telares coloniales accionados por pedales y lanzadera resultaron más rápidos que los telares de cintura que aquí se conocían, pero la imaginación creativa del artesano zapoteca, hizo de los telares un sello característico en donde resalta la técnica, la paciencia y la destreza con la que fabrican sus tapetes artesanales.

Actualmente en Oaxaca la artesanía textil proveniente de las distintas regiones del estado se identifica por sus diseños y colores de gran originalidad, pero en Teotitlán del Valle existen familias que se dedican a esta actividad artesanal desde hace años. Su técnica y sobre todo el amor al textil, lo han transmitido de generación en generación.

El tiempo para fabricar cada tapete puede variar desde quince días hasta varios meses, es un proceso cien por ciento manual, y todo depende de la complejidad de la obra, del tamaño y del diseño.

Un tapete de Teotilán del Valle es el resultado del trabajo y dedicación de hábiles artesanos, que con sus manos mágicas logran transmitir el amor que le tienen a esa “tierra de dioses”, tal como su nombre significa en lengua náhuatl.

El Proceso

Primero se carda y se hila la lana, se elaboran los colores, y de acuerdo a los diseños, las madejas de hilo se tiñen en una tina con agua hirviendo con el tinte ya preparado y un ácido o jugo de limón para que el color se impregne y no se despinte.

Los colores con que se tiñen son producto de la misma naturaleza. De la grana o cochinilla se obtienen los colores rojos; el insecto del nopal, nocheztli, da rojos intensos y morados. Del jiuquilitl o añil se logra el azul. De la tishinda o caracol marino, el púrpura y la vaina de huizache da el negro. El color café se obtiene de la cáscara de nuez y el color naranja se extrae del cempasúchil.

Teotitlán del Valle
Teotitlán del Valle

Museo Comunitario Balaa Xtee Guech Gulal. El museo, cuyas puertas abrieron en 1995, está conformado por tres salas. En la primera de ellas encontrarás vestigios encontrados en Monte Albán I; la segunda está dedicada a la introducción de los tapetes de lana que son famosos en Teotitlán; y la temática de la tercera son las bodas tradicionales de la zona. Es un museo encantador en donde participaron varios habitantes de la comunidad en su construcción, investigación y creación.

Mercados. Los mercados de Teotitlán están llenos de color y alegría, ambos están ubicados en el Centro Histórico, uno de ellos famoso por los tapetes característicos de la región y el otro por ofrecer los productos y comida típicos. Del lado izquierdo de la Iglesia principal se encuentra el Mercado de Artesanías, con venta de los famosos tapetes artesanales elaborados en lana de borrego (teñidos con colorantes naturales de plantas y animales) bolsos, rebosos, zarapes, gorros, llaveros y muñecos de lana. De lado derecho de la iglesia se encuentra el Mercado Municipal con venta de frutas y verduras de la región, el típico pan del pueblo, antojitos preparados, entre otros. Los Martes, Viernes y Domingos son días de Plaza Grande, donde todos los artesanos del valle bajan para ofrecer sus productos.

Separador

Santa María Atzompa

Santa María Atzompa
Santa María Atzompa

En esta localidad, ubicada 7 kilómetros al noreste de la Ciudad de Oaxaca, la mayor parte de la población trabaja la cerámica de barro verde vidriado, oficio heredado de generación en generación desde hace varios siglos. El proceso de elaboración de las vistosas piezas comienza con la extracción del barro en las minas de San Lorenzo Cacaotepec, población ubicada a 4 kilómetros de Santa María Atzompa.

De vuelta a los patios de sus casas, los artesanos lo colocan sobre un torno que hacen girar con los pies, para después amasar con las manos y formar poco a poco la pieza deseada. Para cortar, raspar, lijar y pulir las piezas, se ayudan con herramientas simples como cucharas, cueros, tenazas, piedras y pedazos de morral. Una vez formadas, las figuras se dejan a la intemperie aproximadamente una semana, de manera que resistan la primera cocción en el horno. El color verde característico de esta cerámica se logra, sobre el barro ya cocido, mediante la aplicación de greta, un polvo que, mezclado con agua, se impregna en cada pieza, la cual se hornea nuevamente.

Y con esta laboriosa técnica del barro verde vidriado, en Santa María Atzompa se elaboran macetas, cazuelas, comales, jarros, ollas y muchos otros artículos utilitarios y de ornato. Dentro de éstos últimos sobresale la cerámica decorada con pastillaje, una técnica que consiste en agregar flores y hojas a las vasijas, que se conoce localmente como “bordar el barro”

Visita el gran juego de pelota en la zona arqueológica de Atzompa. Este asentamiento satélite de la urbe zapoteca de Monte Albán fue edificado entre los años 200 y 900 d.C. Posee un conjunto de tres canchas de juego de pelota, una de las cuales cuenta con 45 metros de longitud, lo cual la convierte en la más grande de la zona, incluida la de Monte Albán.

Conoce más de mil años de historia expuesta en el Museo Comunitario. El recinto alberga una colección integrada por 98 piezas prehispánicas, divididas en siete núcleos temáticos: descripción del sitio, relación cultural entre Monte Albán y Atzompa, los antiguos zapotecos y su relación con el medio ambiente, el estilo arquitectónico, el patrón de asentamiento como reflejo de la organización social, cosmovisión y religión zapoteca, las tumbas de la élite y, por último, la cerámica prehispánica.

Santa María Atzompa
Santa María Atzompa

Asómbrate con la sencillez de las herramientas y materiales que se utilizan para crear las piezas de barro verde. Resulta fascinante visitar los sitios de trabajo en las propias casas de los artesanos y conocer las herramientas y materiales que utilizan para crear cada pieza de barro verde: cucharas o piedras lisas para pulir, trozos de cuero para dar forma a las asas, tenazas de metal cortadas para raspar o morrales de plástico para colar el polvo de la greta. Los rudimentarios utensilios, sobra decir, contrastan con la finura, los detalles y el sonido cristalino de cada obra.

Mercado de artesanías La Asunción. Ubicado en el centro de Santa María Atzompa, exhibe y vende una gran variedad de piezas de artesanía, principalmente de barro verde vidriado. El sistema de etiquetas, que indica el nombre del artesano y el precio de la pieza, permite que algunos de ellos realicen las ventas mientras otros se dedican a elaborar la cerámica.

Mercado de artesanías del Señor del Coro. En los veintiún puestos que conforman este mercado se puede encontrar una extensa colección de piezas tan útiles como hermosas: desde grandes ollas hasta pequeños y detallados animales de barro.

Separador

San Antonio Arrazola

San Antonio Arrazola
San Antonio Arrazola

En la región de Oaxaca son populares los alebrijes tallados en madera de copal. La elaboración de estas artesanías es la base de la economía de los poblados de San Martín Tilcajete y San Antonio Arrazola, donde numerosas familias trabajan en la talla de figuras que luego colorean con pintura vinílica y comercializan en las plazas, mercados y talleres de la región.

Santa Cruz Xoxocotlán es un municipio del Estado de Oaxaca que pertenece a la Región de los Valles Centrales, y cuenta con algunas Agencias Municipales como la de San Antonio Arrazola situada a 10 km de la carretera rumbo a Zaachila. Conocida comúnmente como «Arrazola», este lugar es famoso por la fabricación de alebrijes: artesanía mexicana inventada por Pedro Linares López en 1936 en México D.F.

San Antonio Arrazola
San Antonio Arrazola

Se elabora con diferentes tipos de papel o de madera tallada y pintada con colores alegres y vibrantes. La mayoría de las veces representan a un animal imaginario conformado por elementos fisionómicos de varios animales diferentes. Aunque para elaborar alebrijes se pueden utilizar varias técnicas, en San Antonio Arrazola se utiliza el tallado de madera, pues proviene de la época ancestral zapoteca y es un conocimiento que se transmite de generación en generación.

En este lugar el ingenio de los artesanos se plasma en la madera de copal, para crear una zoología fantástico… «Alebrijes» que se exhiben y venden en las propias casas de los artesanos. Visita el Museo-Taller Manuel Jiménez para apreciar o adquirir alguna de estas piezas de arte.

Separador

San Bartolo Coyotepec

Localizada a 13 kilómetros al sur de la Ciudad de Oaxaca, esta localidad cuyo nombre significa “en el cerro del coyote” es conocida principalmente debido a que más de la mitad de su población se dedica a elaborar cerámica de barro negro, única en el mundo e inconfundible por su color y por su brillante acabado.Las piezas de barro negro de San Bartolo Coyotepec implican una delicada labor.

A diferencia de otros tipos de cerámica, para terminar cada obra de este tipo se requiere de mucho tiempo. Una vez extraído y preparado el barro, siguen las etapas de modelado, secado, raspado y pulido, fase en la cual cada artesano plasma su sello mediante incisiones decorativas y detallados ornamentos. La cocción se hace en un horno llamado «de dos bocas», también conocido como «reducción de atmósferas», debido a que se tapan las entradas y salidas de aire cuando las piezas están bien cocidas.

Utilizado desde la época prehispánica, este proceso genera en el barro una reacción física contraria a la oxidación y produce un color negro o grisáceo con acabado mate o brillante, un sorprendente sonido de plata al golpearlo, y una resistencia que le permite con-tener líquidos. Ya cocidas, las piezas se sacan al día siguiente, se lavan, se secan y quedan listas para usarse o exhibirse.

San Bartolo Coyotepec
San Bartolo Coyotepec

Admira las piezas del Museo Estatal de Arte Popular en Oaxaca (MEAPO). Este espacio, destinado a la promoción e impulso del Arte Popular del estado de Oaxaca, expone piezas de artesanos de San Bartolo Coyotepec y otras muchas comunidades de los Valles Centrales, además de cobijar y desarrollar actividades para la promoción de distintas manifestaciones artesanales del estado.

Visita los talleres artesanales. La mayoría son de pequeña escala y están instalados en las casas de los artesanos, en los cuales se puede conocer el proceso de elaboración de las diversas figuras utilitarias y de ornato: cántaros, floreros, figuras de mujeres y vírgenes, candelabros, cráneos, así como figuras de animales.

Templo de San Bartolomé Apóstol. Construido entre finales del siglo XVII y principios del XVIII y dedicado a San Bartolomé Apóstol, santo patrono del lugar, este templo resguarda también la imagen de la Virgen de la Candelaria, patrona de los artesanos, por lo cual su altar está adornado con piezas de barro negro.

Separador

San Martín Tilcajete

San Martín Tilcajete
San Martín Tilcajete

En esta localidad localizada a 23 kilómetros al sur de la Ciudad de Oaxaca se elaboran los famosos alebrijes. A diferencia de los que se hacen con papel maché en la Ciudad de México, éstos son tallados en madera del copal, y nacen de los sueños y la vasta imaginación de los artesanos, cuyas manos dan vida a estos seres fantásticos y únicos, plenos de color y de increíbles detalles.

Tras imaginar la forma final del alebrije, el artesano talla la madera y, con la propia resina del copal, resana las imperfecciones. Después sumerge la pieza en gasolina durante un día, para deshacerse de los insectos de la madera, y asegurar así la alta calidad de las piezas que tras el secado se pintan, usando tintes naturales o comerciales de los más diversos tonos y combinaciones.

Inspírate y deja fluirla tu propia creatividad. Cualquiera de los muchos talleres familiares de esta interesante localidad oaxaqueña puede convertirse en un gran lugar para dar rienda suelta a la creatividad, al aprender a tallar y decorar un alebrije según sus propias ideas y fantasías.

Iglesia de San Martín. Este templo construido en el siglo XVII resguarda la imagen de San Martín de Tours, santo patrono de los soldados, los tejedores y los fabricantes textiles, ampliamente venerado en las parroquias de Europa y América Latina.

San Martín Tilcajete
San Martín Tilcajete

El Cajete. Lugar emblemático de San Martín que le da su segundo nombre: Tilcajete o “cajete negro”, que se compone de til, “tinta negra” o “tinta de la cochinilla” y “cajete” que significa montículo de piedras que circundan un nacimiento de agua a manera de pozo o noria. Sus dos pozos abastecían anteriormente a la comunidad y se cuenta que a la llegada de los dominicos al agua extraída de éstos se le atribuían propiedades curativas.

Cerro de María Sánchez. Existe un gran número de leyendas acerca de este célebre cerro cónico con laderas muy pronunciadas, una cumbre un poco achatada, y una altura de aproximadamente 400 metros sobre el nivel del valle de Oaxaca. Los escasos árboles que lo pueblan son espinos, copales y cazahuates, y su ubicación es estratégica para visualizar todo el valle. Además tiene una enorme cueva, a la que vale la pena subir a pie, en un recorrido que dura aproximadamente dos horas.

Separador

Santo Tomás Jalieza

Santo Tomás Jalieza
Santo Tomás Jalieza

Esta localidad, ubicada a 25 kilómetros al sur de la Ciudad de Oaxaca,es conocida por el talento creativo de las mujeres zapotecas que se suma al místico simbolismo de su cosmovisión, en una fusión de extraordinaria belleza que se descubre en cada una de sus piezas de telar de cintura. Este tipo de telar, de origen prehispánico, debe su nombre a que una de sus partes se ata a la cintura de la artesana con un ceñidor de cuero llamado mecapal, y otra a un árbol o poste de madera.

También es conocido como telar de dos barras o telar de otate, cuando su estructura se constituye por dos varas de esa planta. Con movimientos sencillos que parecen contradecir la destreza de sus manos, las tejedoras van, poco a poco, haciendo surgir de los hilos de algodón increíbles piezas multicolores: caminos de mesa, chales, bolsas, mochilas, carteras, pulseras e incluso muñecas que conservan en su trama símbolos prehispánicos de múltiples significados.

Santo Tomás Jalieza
Santo Tomás Jalieza

Presencia el proceso del tejido de cintura. Durante la visita a los talleres que funcionan en las casas de la población, es posible presenciar el proceso del tejido de cintura, con peligro de sucumbir al deseo de adquirir las delicadas piezas bordadas.

Admirar y comprar textiles locales. En el mercado de artesanías conocido como El Higo, ubicado frente al templo local, así como en el Parador Turístico de esta comunidad las artesanas elaboran y venden irresistibles huipiles, blusas, bolsas y pulseras confeccionados en telares de cintura.

La Piedra de Letra. Esta piedra, en la cual se observan inscripciones prehispánicas de la época de Monte Albán II, se encuentra en las faldas del cerro Yaveo, donde se cree que existió un asentamiento humano. Una de las creencias es que se trata de una puerta de entrada al inframundo.

Separador

San Antonino Castillo Velasco

San Antonino Castillo Velasco
San Antonino Castillo Velasco

En esta comunidad localizada a 33 kilómetros al sur de la Ciudad de Oaxaca, el arte, la paciencia y el ingenio de las artesanas se refleja en los delicados textiles elaborados con hilo-seda y algodón, particularmente de vestidos y blusas. La prenda tradicional que se elabora en este lugar se conoce como Vestido San Antonino, y se caracteriza por sus finos bordados multicolores que tienen su origen en la vestimenta indígena de las mujeres de los Valles Centrales.

Además aquí se elaboran diversas piezas de cestería de carrizo —altillos, jaulas, canastas o servilleteros—, y artesanías elaboradas y decoradas con la pequeña “flor inmortal”, también conocida como siempreviva, debido a que nace y muere sin perder sus pétalos, ni su color. De estas piezas destaca una gran variedad de objetos religiosos y minuciosas escenas de la vida cotidiana oaxaqueña que año con año concursan en la “Noche de rábanos

San Antonino Castillo Velasco
San Antonino Castillo Velasco

Contempla la elaboración del bordado «Hazme si puedes». Vale la pena visitar los talleres familiares y admirar el detalle que conlleva la elaboración del bordado “Hazme si puedes” que adorna huipiles y blusas. Los artesanos muestran gustosos el proceso completo de elaboración de los textiles, la cestería o los artículos realizados con la «flor inmortal».

Probar las exquisitas empanadas de amarillo. Los mercados Nueva Democracia y el Macedonio Alcalá son los lugares indicados para probar las tradicionales empanadas de mole amarillo, con carne de pollo deshebrada y cilantro, o adquirir flores sembradas en parcelas de la localidad.

Iglesia de San Antonino Obispo. En esta edificación del siglo XVII, construida en honor al santo patrono de la localidad, destacan antiguas piezas de arte religioso, entre ellas espléndidas pinturas e imágenes talladas en madera.

Separador

Ocotlán de Morelos

Ocotlán de Morelos
Ocotlán de Morelos

Ubicado a 33 kilómetros de la Ciudad de Oaxaca, Ocotlán de Morelos es uno de los distritos más importantes de la región de los Valles Centrales.

Al calor de la fragua y en medio del rítmico e incesante golpe del marro, es como se conoce de cerca el modo en que los artesanos ocotecos convierten el burdo metal en hermosas y afiladas hojas, templadas a fuego. Espadas, cuchillos, abrecartas, dagas y sables, lucen inscripciones de nombres o dichos populares, y sus pulidos mangos, hechos en cuero, hueso, bronce o cuerno, dan cuenta de la esmerada minuciosidad de este arte, legado centenario de los aceros toledanos, utilizados tradicionalmente para la fabricación de espadas y otras armas de guerra.

Además en Ocotlán de Morelos se puede admirar las diversas piezas de cerámica utilitaria y de ornato elaboradas con barro de distintos colores. Aunque en menor medida, también se trabaja la cestería en carrizo y se elaboran canastos, fruteros, alhajeros y lámparas, así como diversos artículos de cuero y piel —como monturas, maletas, carteras, cinturones y chamarras—, y chales, vestidos, huipiles y blusas hechas de manta y bordadas con hilo-seda.

Ocotlán de Morelos
Ocotlán de Morelos

Prueba delicias regionales y compra artesanías en el Mercado Municipal Morelos. Todos los viernes se lleva a cabo el tradicional día de plaza o tianguis, que es la ocasión para probar antojitos locales hechos con los ingredientes más frescos y, por supuesto, comprar artesanías.

Conoce la obra del muralista Rodolfo Morales dentro del ex convento. Este museo se ubica en el antiguo convento de los dominicos, en el espacio adyacente al templo de Santo Domingo de Guzmán. Cuenta con una fonoteca, una biblioteca y una sala dedicada al arte religioso, que cuenta con imágenes de personajes católicos del distrito.

Templo y ex convento de Santo Domingo de Guzmán. Convento dominico del siglo XVI en donde destaca la capilla del Señor de la Sacristía, decorada con detalles de tipo neoclásico.

Separador

Más Atracciones Turísticas en Oaxaca

La Guelaguetza

La Guelaguetza se trata de una ancestral tradición con raíces prehispánicas relacionada con las ceremonias agrícolas de agradecimiento a los dioses por la llegada de las lluvias y el levantamiento de la cosecha a finales de julio y es la festividad más grande de Oaxaca. La Guelaguetza es una fiesta de agradecimiento por la llegada de las lluvias y las cosechas, en la que representantes de todas las regiones del estado se concentran en la capital para compartir su cultura a través de bailes, artesanías y comida.

Las Playas de Oaxaca

Las Playas de Oaxaca

Las playas de la costa del estado de Oaxaca están entre las más hermosas y completas de México, gracias a una infraestructura turística en desarrollo y a la rica gastronomía del Pacífico. A lo largo de los 533 kilómetros de costa, las playas de Oaxaca ofrecen una gran variedad de actividades para los amantes de los deportes acuáticos: snorkel, buceo, pesca deportiva, surf, entre otros… ¡hay para todos los gustos!
Lugares como Puerto Escondido, Mazunte, Zipolite, Carrizalillo, Puerto Ángel o las playas de Huatulco te brindarán la posibilidad de contemplar hermosas puestas del sol, deleitarte con el intenso turismo de aventura o ser testigo de la emocionante liberación de las tortugas recién nacidas.

Sitios Arqueológicos en Oaxaca

Sitios Arqueológicos en Oaxaca

Oaxaca es famosa en todo el mundo por sus sitios arqueológicos y la historia que guardan. Descubra Monte Albán, Mitla, Yagul y más de estos sitios remotos, que han convertido a Oaxaca en una ciudad Patrimonio de la Humanidad, según la Unesco. Los pueblos originarios zapotecas y mixtecos de Oaxaca vivieron en las ciudades y centros religiosos del valle de esta ciudad hasta la época de la colonización española. Hoy en día, aún quedan vestigios de estos pueblos y lugares donde poder conocerlos.

Monte Albán

Monte Albán es la zona arqueológica más importante de la entidad oaxaqueña, de importancia regional única por el control religioso, político y económico que ejerció el estado zapoteco sobre la población del Valle de Oaxaca durante más de trece siglos. Ha sido nombrada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad junto con la ciudad de Oaxaca el 11 de diciembre de 1987. La herencia del mundo zapoteco llega hasta nosotros a través de los magníficos sitios arqueológicos diseñados en el Valle de Oaxaca. De ellos, la ciudad de Monte Albán sobresale por su enorme importancia como eje económico, político y religioso (fue el primer complejo urbano de Mesoamérica); por su extensión, casi tan grande como la actual capital de Oaxaca; y por su larga vida, iniciada cerca del año 500 a.C y concluida alrededor del 850 d.C.

Centro Cultural Santo Domingo

El Centro Cultural Santo Domingo es un complejo cultural que está ubicado en lo que fue uno de los conventos más importantes de la colonia. Se trata de un convento de grandes dimensiones en el que se han establecido el Museo de las Culturas de Oaxaca, la Biblioteca Fray Francisco de Burgoa y el Jardín Etnobotánico. En una construcción que forma parte del conjunto pero del siglo XIX, se encuentra la Hemeroteca Pública Néstor Sánchez. Aparte de todas estas instituciones reunidas, el Centro Cultural Santo Domingo cuenta en el ex convento con espacios de usos múltiples, en los que se llevan a cabo exposiciones temporales, conferencias, cursos, presentaciones de libros y conciertos, entre otras muchas actividades.

Tradiciones de Oaxaca

Tradiciones de Oaxaca

En el estado de Oaxaca existen muchas costumbres y tradiciones durante todo el año, y dentro del estado, dichas que tienen en mismo fin de celebración pero con diferentes cosas, de hecho de una región a otra o más aun de un pueblo a otro, las costumbres varían por tal vez detalles pero eso es lo que los hace ser auténticos. Oaxaca tiene arraigadas costumbres y tradiciones. Se celebran todas las fiestas, las profanas y las religiosas. El calendario de fiestas es extenso por la diversidad de grupos étnicos, mismos que aún conservan.

Ecoturismo en Oaxaca

Ecoturismo y Aventura en Oaxaca

Espacio ideal para el Turismo Alternativo, Oaxaca ofrece actividades como caminata, ciclismo de montaña, rappel, escalada, tirolesa, cabalgata, observación de flora y fauna y más, en estrecho contacto con la naturaleza. El visitante puede también presenciar los diversos aspectos de la vida local, saborear la gastronomía y disfrutar la calidez de sus gentes, así como una oferta de hospedaje en hoteles, cabañas ecoturísticas, casas locales o excelentes áreas de campamento. En su variada geografía, reúne no sólo una vasta biodiversidad, considerada entre las mayores del mundo, sin también riquezas culturales y étnicas insuperables, y los más distintos y bellos escenarios naturales.

La Ciudad de Oaxaca

La Ciudad de Oaxaca, la capital del estado, es famosa por su arquitectura y por sus ricas tradiciones culturales. Oaxaca también cuenta con una espléndida y variada cocina y un clima primaveral durante todo el año. La UNESCO declaró la ciudad como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Oaxaca es el estado más diverso de México. Tiene picos que alcanzan más de 3.000 metros de altura, cavernas que se encuentran entre las más profundas del mundo, playas vírgenes, bosques apartados y valles soleados. Oaxaca es rica en tradiciones y costumbres y tiene la población étnica más grande de México.

Hierve el Agua

Alrededores de la Ciudad de Oaxaca

La Ciudad de Oaxaca es un destino que ofrece una gran variedad de atractivos y encantos turísticos que dejan a cualquiera sorprendido. Sin embargo, hay otros lugares que también vale la pena conocer y se encuentran en los alrededores de la ciudad, en cuyo entorno se ubican diversas poblaciones, cada una con una personalidad y una tradición artesanal propia, acompañadas de sus respectivas costumbres, fiestas y platillos.

Mezcal

El nombre de mezcal tiene sus raíces en una de las antiguas lenguas nativas de la zona y se traduce como ‘agave (también conocido como maguey) cocido’. Aunque los oaxaqueños prehispánicos utilizaron maguey para hacer pulque (una bebida alcohólica sin destilar), parece que los avances reales en la producción de mezcal se produjeron cuando los españoles llegaron a Oaxaca; al traer con ellos su conocimiento de procesos de destilación.

Restaurantes Cover

Los Mejores Restaurantes de Oaxaca

La vasta cocina oaxaqueña se distingue por su tradición y el uso de ingredientes regionales. No por nada se ha posicionado como la Mejor Ciudad Turística del Mundo y el Mejor Destino Gourmet. En la presentación de la edición 2021 de La Guía México Gastronómico “Los Grandes Restaurantes de México” se reconocieron a 278 restaurantes ubicados a lo largo y ancho de la República Mexicana, en esta ocasión, fueron 16 los restaurantes oaxaqueños que se colocaron en el listado.

Gastronomía de Oaxaca

La tradición culinaria de Oaxaca es extraordinaria y está muy fuertemente arraigada. Existen catorce grupos étnicos diferentes, con sus propios platillos. Es una zona de incomparable riqueza para el turista interesado en gastronomía, etnología y cultura en general. Oaxaca es la tierra del mezcal, las tlayudas y de los famosos siete moles. Hay que dedicarle varios días. La gastronomía oaxaqueña es una de las manifestaciones culturales que identifican y definen a su pueblo, por su variedad, riqueza y complejidad que se han conservado a través de los siglos. La mejor manera para disfrutar la comida oaxaqueña, es probándola, desde los platillos “fuertes” que se acostumbran a disfrutar a la hora de la comida; como los tradicionales antojitos oaxaqueños que se pueden degustar a cualquier hora del día.

Pueblos Mágicos de Oaxaca

Pueblos Mágicos de Oaxaca

En Oaxaca nos sentimos orgullosos de contar con 5 comunidades a las que se les ha otorgado el título de Pueblos Mágicos de México, un Pueblo Mágico es una localidad que tiene atributos simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianeidad, en fin magia que te emanan en cada una de sus manifestaciones socio-culturales, y que significan hoy día una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico. El Programa Pueblos Mágicos contribuye a revalorar a un conjunto de poblaciones del país que siempre han estado en el imaginario colectivo de la nación en su conjunto y que representan alternativas frescas y diferentes para los visitantes nacionales y extranjeros.

Separador

Tours Guiados en Oaxaca

Separador

Buscar Vuelos a Oaxaca

Para aprender más de México:

visit-mexico.mx

Tipo de cama:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. publicar comentario